Sin liderazgo político los colombianos en Nueva York

Sin liderazgo político los colombianos en Nueva York

A Freddy Castiblanco, Jorge Muñoz y Jesús Bravo les falta pelo pa’l moño. Como candidatos políticos que aspiran a representar a los colombianos en Nueva York, no hicieron su trabajo porque cayeron en paracaídas en nuestra comunidad.

En las elecciones del domingo pasado, Castiblanco, del partido Polo Democrático Alternativo, obtuvo en Queens 49 votos. Muñoz consiguió 473 votos de los feligreses de la iglesia MIRA. Bravo, de Connecticut y del Partido Conservador, logró 22 votos. En la escuela pública 69 de Jackson Heights votaron un total 2.957 colombianos. Por la lista del Centro Democrático (Alvaro Uribe) votaron 1.213 personas.

Si a estos candidatos les fue mal en Queens, en Manhattan les fue peor, como a los perros en misa. Castiblanco 30 votos, Muñoz 47 y Bravo 4. Total de votos en Manhattan: 714. ¡Ay caramba!

Los pocos colombianos que votan en nuestra área desconocen a estos tres candidatos porque comenzaron sus campañas políticas hace poco. Nunca o casi nunca se les ve en eventos sociales o cívicos de la comunidad. No protestan ni tampoco aglutinan gente.

QUEENS - CAMARA - CONSULTAS 11-3-18

CAMARA MANHATTANDigamos que Castiblanco ha participado como activista en defensa de los pequeños negocios de la ciudad de Nueva York, en contra de los Tratados de Libre Comercio, ha luchado por el aumento del salario mínimo y de vez en cuando asiste a eventos cívicos. Pero su activismo ha sido muy esporádico y no tiene mucho que ver con el Congreso de Colombia. Las conexiones que Castiblanco ha creado en su empresa Terraza 7 sólo le sirvieron para obtener 49 votos en su propio condado. Su gasolina política no le alcanzó para más.

Digamos que Muñoz es buena gente y merece nuestra admiración porque todas las noches reparte comida en la esquina de la Avenida Roosevelt y la calle 72 de Queens. Su corazón es muy grande, pero su fe está ligada a la iglesia MIRA que obliga a sus feligreses a votar por sus candidatos con los ojos cerrados. No me imagino a Muñoz peleando por los colombianos en el exterior en el Congreso de Colombia. No escucharía su voz, sino la de MIRA.

Digamos que Bravo ha estado más conectado a un círculo muy reducido de  colombianos de nuestra área desde hace varias décadas, pero sus argumentos no han evolucionado, es oportunista y retrógrado. No plantea nada nuevo, aunque es muy bueno pidiendo dinero a nivel personal y en su página digital.

Los tres candidatos, Castiblanco, Muñoz y Bravo, cometieron los mismo tres errores en sus campañas: aparecieron tarde, dependen ideológicamente de los partidos políticos de Colombia y son candidatos de redes sociales. Es decir, por su desconexión con la comunidad se vieron obligados a usar las redes sociales. Cayeron en la trampa del Internet en donde la gente no lee, se dedica a insultar y no se motiva a participar, mucho menos en política.

Digamos que Juan David Vélez, quien obtuvo la única curul en la Cámara de Representantes por los colombianos en el exterior, si la supo hacer. Es un desconocido en el exterior y ni siquiera promovió su nombre. El apoyo de Uribe le sobró para llevarse la corona. Vélez ganó porque en sus volantes y videos hizo más énfasis en la figura de Uribe que en su plataforma política. Le bastó decir que Colombia se está convirtiendo en una Venezuela y que las Farc van a gobernar a Colombia.

Colombia sigue muy polarizada entre los que protegen el proceso de paz y quienes quieren destruirlo. Como ejemplo, algunos de los afiches de la campaña de Castiblanco fueron retirados de las ventanas “porque ese candidato es un guerrillero”. Nada más lejos de la verdad, pero a ese nivel tan bajo nos ha llevado el uribismo, tanto en Colombia como en el exterior.

CAMARA 6 PUESTOSLos colombianos en Nueva York tienen un historial de activismo político mayor que en cualquier otra ciudad del mundo, pero se están quedando atrás. El uribismo que ha llegado a Miami se está llevando los dulces. En Nueva York debemos realizar más debates verbales y escritos, además de foros para informar mejor al electorado. Las campañas deben ser más agresivas, directas y progresistas.

Estamos obligados a fortalecer nuestro liderazgo y saber llegar a la gente joven, porque en las elecciones del domingo brillaron por su ausencia.

No podemos echarle la culpa a los colombianos en el exterior, a los votantes que emigran para huir de la violencia, la corrupción, el ostracismo y la politiquería. La culpa es de los partidos políticos y de los candidatos de pacotilla.

A los partidos políticos de Colombia tenemos que mostrarle mejores resultados electorales para que nos respeten.

Javier Castaño

CAMARA MANHATTAN

2 Comentarios

  1. Después de ese regaño tan berraco a los colombianos hay que decir que nosotros como comunidad tenemos que dejar de criticar o mejor callar. A tal punto que deberíamos hablar solo los 3.661 colombianos que sufragamos en Nueva York. El resto no deberían de tener derecho de decir nada, pues sus comentarios en general no construyen sino que dividen…. ¿A razón de qué? La apatía al civismo es nuetro peor castigo…. No votamos…. No contamos.

  2. Excelente articulo. directo al punto. discutí estas declaraciones con varios de los candidatos pero creo que no lo tomaron en cuenta. el monotelismo es el mayor problema de nuestros electores