Ciudades Santurio e inmigrantes bajo amenaza

Ciudades Santurio e inmigrantes bajo amenaza

“El nuevo presidente Trump ha deportado a muchos indocumentados y anunció que planea deportar de dos a tres millones de personas por año”, dijo Ana María Archila, codirectora de Center for Popular Democracy. “Es la intensificación de la política antiinmigrante en esta nación”.
Archila habló en la apertura de la Conferencia Nacional de Ciudades Santuario que organizó la concejal Melissa Mark-Viverito y la organización Local Progress en el Manhattan Community College de Nueva York.
El tono de la apertura de la conferencia, con representantes de varias ciudades, fue desafiante.”Parece que la ciudad estuviera bajo el acecho de la actual administración, hay caos y locura, pero aquí estamos para proteger a los inmigrantes y las comunidades”, dijo la concejal Viverito durante el primer papel llamado Política local, impacto nacional.
No hubo tiempo para que los periodistas preguntaran y tampoco se les brindó acceso al siguiente panel del cual no se supo ni el nombre.

La concejal Viverito dijo que la administración del presidente Trump “es lo contrario a los hechos” (facts adverse administration). El presidente Trump nunca ha dicho que deportará de 2 a 3 millones de indocumentados al año, así como tampoco ha habido redadas de inmigración en la ciudad de Nueva York.

Ese mismo lunes, Jeff Sessions, Secretario de Justicia, dijo desde Washington que las ciudades santuario podrían perder fondos federales “sino colaboran con los agentes de inmigración” y que también podrían quitarle los fondos que ya fueron asignados a estas ciudades.
Para Sessions, las ciudades que deseen solicitar dinero de los $4,200 millones que tiene el Departamento de Estado, “deben compartir información con los agentes de inmigración para deportar a aquellos que tienen récord criminal”. Habló de asesinos, violadores sexuales y conductores borrachos.
Lourdes Rosado, jefe de la oficina de Derechos Civiles del Fiscal del Estado de Nueva York, añadió que la administración del presidente Trump está haciendo creer que las ciudades que no cooperen con los agentes de inmigración “están por fuera de la ley, pero no es cierto”.
Michael Wishnie, vicedecano para Educación Experimental y profesor de derecho de la Escuela de Leyes de Yale, dijo que los legisladores, además de hablar podrían actuar, vigilando las actividades de la actual administración, sirviendo de testigos en lugares como aeropuertos y asegurándose que en el Censo del 2020 los republicanos cuenten a toda la públicaón.
“Lo que ellos hablan es ilegal, lo que nosotros hablamos es lega”, dijo Wishnie y los asistentes aplaudieron.
Helen Gym, concejal de Filadelfia, dijo que “los inmigrantes son el futuro de su ciudad y hay que defender los vecindarios”.
Cristobal Alex, presidente de Latino Victory Foundation, habló de la necesidad de impulsar una agenda progresista en las comunidad locales, “eligiendo a políticos como Viverito para mantener nuestras familias juntas y saludables”.
La concejal Viverito dijo que a esta reunión asistieron representantes de 30 ciudades, entre legisladores, activistas y representantes de organizaciones comunitarias. “Participemos y tomemos riesgos”, concluyó Viverito, presidenta del Concejo de la ciudad de Nueva York.

Javier Castaño

468

Deja un comentario