Campaña de ciudadanía en NYC

Campaña de ciudadanía en NYC
Nisha Agarwal, comisionada de Inmigración de la ciudad de Nueva York hablando durante el panel par aincentivar el proceso de ciudadanía. Fotos javier Castaño

Nisha Agarwal, Comisionada de Inmigración de la ciudad de Nueva York, hablando durante el panel para incentivar el proceso de ciudadanía. Fotos Javier Castaño

“Estamos aquí para expandir la campaña de ciudadanía y hacer de Nueva York una ciudad más equitativa para todas las personas”, dijo Nisha Agarwal, Comisionada de la Oficina de Inmigración de la ciudad de Nueva York. “La adquisición de la ciudadanía está conectada a una educación superior, un salario mayor y una mejor calidad de vida”.

Agarwal habló en la sede del Comité Internacional de Refugiados en Manhattan durante una conferencia con la prensa étnica para incentivar a las personas a convertirse en ciudadanos estadounidenses. Sólo el 8 por ciento de un millón 800 mil personas que pueden convertirse en ciudadanos en la ciudad de Nueva York lo están haciendo. “Existen los recursos para que lo hagan y la pobreza no es una excusa”, dijo Sandy Close de New American Media, los organizadores del evento.

En los Estados Unidos hay 8 millones de personas elegibles para convertirse en ciudadanos de esta nación. El costo por persona es de $680 dólares.

Durante el encuentro con la prensa, Mathew Burnett presentó un video de Immigration Advocates Network sobre los servicios de inmigración que suministra esta organización. “El proceso de naturalización es nuestro objetivo más importante”, dijo Julissa Gutiérrez de NALEO, un fondo educativo de políticos electos.

Angela Fernández, de la Coalición del Norte de Manhattan para los Derechos de los Inmigrantes, dijo que mucha gente no se convierte en ciudadanos estadounidenses porque desconocen los beneficios. “Pero lo cierto es que tienen el derecho al voto, a ser electos, a traer a sus familiares a este país y la libertar de viajar a sus países y regresar sin problema, además de evitar la deportación”, dijo Fernández.

Para alentar a las personas a convertirse en ciudadanos estadounidenses, los organizadores llevaron a varias personas que se han convertido en ciudadanos de este país. Mujeres de Irak, Sirilanka y Belice contaron como recibieron asilo político en esta nación y sus vidas mejoraron.

Ricardo Rodríguez, de Cuba, dijo que en abril del 2006 se convirtió en ciudadano de los Estados Unidos después de beneficiarse con la lotería de visas. “Ahora puedo viajar libremente y votar”, dijo Rodríguez.

Carolina Solano, garífuna, es ahora ciudadana estadounidense y está solicitando a su familia en Honduras.

Carolina Solano, garífuna, es ahora ciudadana estadounidense y está solicitando a su familia en Honduras.

“Decidí convertirme en ciudadana estadounidense para poder votar, para traer mi familia de Honduras y ahora trabajo como voluntaria en el programa de ciudadanía de CUNY”, dijo Carolina Solano, de origen garífuna.

Para Lauren Burke, de Atlas: DIY, “es importante que la prensa étnica cuente historias de inmigrantes que se han vuelto ciudadanos estadounidenses y para que no se dejen engañar, pagando mucho dinero a personas que ni siquiera son abogados”. Tarama Bloom, del programa de ciudadanía de CUNY, dijo “lo más importante es llevarle información a la gente y ayudarle a llenar la solicitud”. La solicitud por escrito es más extensa ahora, pero los panelistas dijeron que es más fácil llenar.

Paula Forero, abogada del Comité Internacional de Refugiados, fue la persona que abrió la conversación y dijo que la ciudadanía es un proceso que le ayuda a toda la comunidad porque le entrega poder individual y colectivo.

Javier Castaño

468