Durante la inauguración de la nueva sede de ATAX en la calle 69 de Queens, desde la izquierda, Rafael Alvarez y los esposos Digna y Wilfredo Cueto. Fotos Javier Castaño

“Esta apertura de una nueva franquicia de ATAX se debe a Dios, a mi familia y a todas mis amistades”, dijo Digna Cueto, propietaria de la oficina de impuestos de ATAX que está localizada en Queens, en la calle 69, a pocos pasos de la Avenida Roosevelt. “Para nosotros lo más importante es el trabajo en equipo y ofrecer los mejores servicios a la comunidad”.

Esta nueva oficina ofrece los servicios de pago de impuestos (taxes), contabilidad, incorporaciones, manejo de nómina (payroll) y asesoría a pequeños negocios.

Al lado de Digna se hallaba su esposo Wilfredo Cueto, además de sus dos hijos, Wilfredo Jr. y Christian.

“Ibamos a abrir un restaurante, pero nos decidimos por una oficina de impuestos y logramos arreglar todo en tres semanas”, dijo Wilfredo Cueto, esposo de Digna.

Antes de decidirse por los impuestos, Digna trabajaba en la empresa Banana Republic como desarrolladora de productos y presupuesto. Viajaba mucho y un día quiso independizarse, luego que la empresa se mudó para California.

“Lo bueno de trabajar con ATAX es las facilidades que ofrece para abrir una franquicia y el soporte que provee para obtener el éxito empresarial”, dijo Digna Cueto, quien se graduó de ingeniera industrial en República Dominicana y obtuvo un título en administración de empresas en LaGuardia Community College de Queens.

Esta semana, durante la inauguración de la oficina de ATAX en la calle 69, se hallaban otros dueños de franquicia como Joel y Natalia Burgos, Arlenys Núñez, Juan Carlos López y Socorro Guerrero. “En ATAX somos una familia , yo le enseñé lo básico a Digna y le presenté a Rafael para que empezara su negocio de impuestos”, dijo Guerrero durante la inauguración con corte de cinta.

Guerrero se refería a Rafael Alvarez, fundador de ATAX. “Esta inauguración refleja la armonía y el envolvimiento familiar que caracteriza a nuestra empresa. Este es un lugar pequeño, pero acogedor y con toda la tecnología para ofrecer el mejor servicio de pago de impuestos y asesoría a todo tipo de negocios”, dijo Alvarez durante la inauguración de ATAX, localizada muy cerca de la estación del tren 7 en la Avenida Roosevelt y la calle 69.

El corte de cinta con el fundador de ATAX, Rafael Alvarez, y la familia Cueto.

“Dios me ha escogido para ayudarle a otras personas y a la comunidad”, dijo Alvarez, quien estuvo acompañado de sus tres hijas: Kiani, Elani y Abaigail. “Ya no busco dinero, sino contribuir al desarrollo de las familias latinas por medio de esta empresa de impuestos”.

Javier Castaño