Alcalde de Blasio: reformemos el sistema de votación

Alcalde de Blasio: reformemos el sistema de votación

No es fácil votar en Nueva York. He aquí algunas de las razones: Registrarse es difícil; votar en ausencia, complicado. Tenemos largas colas en los centros de votación y demasiados días de elecciones primarias. Dos millones de votantes elegibles en nuestro estado no están registrados; más de un millón de ellos viven en la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, hay buenas noticias: Juntos podemos cambiar todo eso. Hace unos días presenté un plan de 10 puntos para fortalecer el sistema democrático en nuestra ciudad y liderar una reforma a nivel nacional. La misión de DemocracyNYC es cambiar este sistema fallido desde la raíz. No podremos ser la ciudad grande más justa de Estados Unidos si no cambiamos algunas de las condiciones electorales más injustas y excluyentes del país.

Empecemos con las cosas que podemos cambiar aquí en casa. Usaré mi autoridad para nombrar la primera Comisión para la Revisión de la Constitución de la Ciudad en siete años y pedir a los neoyorquinos que voten en noviembre sobre las recomendaciones de la misma. La Comisión tendrá el mandato de proponer un amplio financiamiento público en las elecciones locales para reducir la influencia de los grandes intereses y motivar a los neoyorquinos a postularse para cargos públicos.

También le pediré a la Comisión que proponga un plan para que la Ciudad dirija labores básicas de promoción del voto que la Junta de Elecciones no ha sabido manejar. ¿Saben lo que es ser amables con los clientes? Nuestro sistema de votación es poco amable con los suyos.

A menudo, los neoyorquinos no saben hasta el último minuto sobre cambios en la ubicación de los centros de votación. Vivimos en la ciudad más diversa del planeta, pero buena suerte si usted necesita servicios de traducción en un centro de votación. En la era del correo electrónico, nuestra Junta de Elecciones se comunica con tarjetas postales, pero aún no aprueba las reformas que les propuse ni acepta los $20 millones que ofrecí para ayudarlos a pagar esas reformas. Eso tiene que cambiar.

En pocas semanas nombraré al primer director de Democracia en la historia de nuestra ciudad, un funcionario dedicado a enfrentar el declive en la participación de los votantes. El director de Democracia deberá registrar a 1.5 millones de neoyorquinos en los próximos cuatro años, y vamos a ayudar a lograrlo.

Vamos a registrar a 50,000 jóvenes de 17 años en nuestras escuelas que son elegibles para votar. Vamos a enseñar educación cívica en todas las escuelas públicas, y daremos a cada secundaria $2,000 para que los estudiantes los destinen a gastos de su elección. También realizaremos más campañas de registro de votantes en los campus universitarios.

Nada aumenta la confianza del votante más que la transparencia del gobierno. A partir del 1ro de marzo, Nueva York será la única ciudad del país que exigirá que todos los jefes de agencias y personas que reportan directamente al alcalde revelen cada reunión que tengan con un cabildero. El público merece saber quién está tratando de influenciar a sus ejecutivos y funcionarios electos.

El voto no es la única forma en que el pueblo se hace oír. Cada 10 años, Estados Unidos realiza un censo que se usa para asignar fondos federales y el número de representantes de cada estado en el Congreso. Dada la hostilidad que estamos viendo en la administración Trump hacia Nueva York, debemos luchar por una representación justa.

Estoy anunciando “Hágase contar”, la mayor campaña de promoción del censo en la historia de nuestra ciudad. Vamos a trabajar con todos los funcionarios del gobierno, líderes comunitarios, el sector privado, organizaciones religiosas y el público para asegurar que nuestra población sea contada de manera justa.

Pero no puedo hacer nada de esto sin ustedes. Necesitamos que ustedes exijan leyes electorales justas en Albany. Necesitamos que se registren para votar y aseguren que sus conocidos están registrados. ¡Necesitamos que todos voten!

La democracia no es algo inexorable — ni siquiera en Nueva York. Cada generación tiene que luchar por ella. Únanse a nosotros visitando nyc.gov/democracynyc y ayuden a asegurar que se oiga su voz.

468