Albañil Jorge F. Neri mantiene su cultura y construye sueños

Albañil Jorge F. Neri mantiene su cultura y construye sueños

El amor a México y a la cultura fue inculcado por su abuelo. Ahora Jorge F. Neri les trasmite esa enseñanza a sus dos hijos nacidos en Nueva York. Y aunque este trabajador de la construcción no ha regresado a su tierra natal desde hace 15 años, todavía se le “enchina la piel” cuando escucha mariachis.

“Tenemos gran variedad de música, pero los mariachis nos sacan lo mero mero mexicano que trae uno”, dijo Neri, quien vive en Corona, Queens, con su esposa y dos hijos a quienes manda regularmente a visitar México.

Al acercarse las fiestas patrias mexicanas, Neri dijo sentirse nostálgico de su pueblo y su gente: “Lo que más extraño es a mi mamá y hermanos”.

Neri dijo que las celebraciones aquí son frías. “Allá hacemos fogatas, asamos elotes, hacemos el grito, bebemos y disparamos al aire”. Este año, la celebración de Neri y su familia en Nueva York consistirá en reunirse en la casa de amistades para ver una pelea de boxeo y beber chelas (cervezas).

Aparte de compartir en familia, lo que más disfruta Neri, de 39 años, es su trabajo en albañilería, la rama de la construcción que más le llama la atención. “Porque es un trabajo más limpio y eso es lo que hago ahora, pero cuando recién llegué, trabajé con cemento haciendo paredes de concreto”, agregó Neri.

Neri dijo que antes la construcción no tenía tantos requisitos como ahora -refiriéndose a las exigencias de OSHA-. “Es un trabajo peligroso y a pesar de los requisitos de OSHA, los empleadores y empleados no siguen realmente las reglas que se enseñan en esos cursos”.

Tener la tarjeta de OSHA al concluir el curso, es más “por cumplir un requisito”, dijo Neri. “A pesar de conocer los riesgos, a los empleados no les gusta utilizar los equipos de protección por comodidad y para hacer el trabajo más rápido”.

Schwitzer_Banner 798 x 90Hasta el momento, Neri dijo no haber tenido accidentes graves, sólo pequeños inconvenientes, pero siempre está pendiente de los chequeos médicos.

En su tiempo libre hace deporte y pasea con la familia. A su edad, disfruta de gran tranquilidad porque logró la meta que trajo cuando vino a los Estados Unidos: trabajar para construirle una casa a su mamá y hermanos.

Gloria Medina

468

Deja un comentario