Accidentes de construcción y compensación laboral para familiares de víctimas

Accidentes de construcción y compensación laboral para familiares de víctimas

Dámaso González

Sin lugar a dudas, la muerte del joven salvadoreño Alessandro Ramos ha causado un fuerte impacto para su esposa e hijas, quienes intentan retornar a sus labores cotidianas.

Ramos trabajaba como constructor en un edificio ubicado en el 81-10 de la calle 134, en Briarwood, Queens. Según las investigaciones, una enorme viga de metal se desprendió de la grúa cayendo sobre el cuerpo del joven salvadoreño.

Ante estos hechos, ¿cuáles son las opciones que tienen los familiares de la víctima? A simple vista tendrán que buscar un abogado que les permita reclamar los beneficios de la compensación laboral. En el estado de Nueva York, si un trabajador pierde la vida en el trabajo o muere por complicaciones de la lesión sufrida, sus familiares pueden cobrar los beneficios basados en el salario semanal promedio.

798x90_Schwitzer_bannerEn muchas ocasiones, los familiares se niegan a reclamar dicha compensación por temor a una posible deportación. John Merlino, quien es el jefe del Departamento de Compensación de la firma de abogados William Schwitzer & Associates, aseguró a este columnista que la situación migratoria de los familiares de la víctima no tienen nada que ver y su derecho a reclamar los beneficios de la compensación están protegidos por ley.

El litigante es claro en señalar que se deben de tener las pruebas necesarias, así como la habilidad de obtener dichos beneficios de forma inmediata, porque hay ocasiones en que los seguros desconocen al trabajador y se niegan a indemnizar a los familiares de la víctima.

Y lo más importante, se debe contar con un abogado con experiencia en el tema, que atienda con precisión cada uno de los requerimientos y pruebas solicitados en corte.

El caso de Ramos me recuerda el de Walter Flores, un trabajador de origen peruano que vivía en la ciudad de White Plains, en el condado de Weschester. El joven, de 44 años de edad, murió luego de caer desde una altura de 30 pies. Su esposa, María Flores, no sólo logró obtener los beneficios de la compensación, sino que también está demandando a los dueños del edificio por negligencia en la muerte de su ser querido.

Mi sugerencia, para usted, querido lector, es que no se quede cayado y si tiene alguna duda, llame. Si usted tuvo algún accidente en su centro de trabajo y necesita asesoría, llame al 646-620-2390 o al 1800-933-1212.

468